Dragom

Juegos de rol y estrategia en Jerez de la Frontera

11 maneras de ser un mejor jugador de rol

He encontrado este artículo tan interesante, que he decidido traducirlo y compartirlo con vosotros.

Artículo original: http://lookrobot.co.uk/2013/06/20/11-ways-to-be-a-better-roleplayer/

He leido un MONTÓN de artículos online sobre como ser un buen Director de Juego. Es algo que me fascina. Tras cada partida siento un subidón que es complicado de emular sin sexo o drogas, y conseguir cualquiera de estos dos normalmente implica una mayor cantidad de esfuerzo de la que estoy dispuesto a invertir. Quiero mejorar mi capacidad de dirigir, y me esfuerzo para ello. Es una de mis pasiones. He leído más libros sobre dirigir que, por decir algo, sobre el tema principal de mi tesis. Pero es muy difícil encontrar un artículo que te enseñe como jugar, qué sin duda es más común. Por cada director de juego debe haber, de media, 4 jugadores, no es así? Existe esta extraña dicotomía, que asigna la responsabilidad exclusiva de entretener a la persona tras la pantalla y dejando a los jugadores como simples espectadores que llegan y se divierten. Esto es claramente absurdo. Así pues, he escrito esto porque no existe bastante material online. Es un conjunto de consejos de como llegar a ser mejor jugador. Los he absorbido y robado de unas cuantos sitios, como hilos en Reddit y Facebook, videos y el libro de Graham Walmsley, Playing Unsafe. Gracias a todos por vuestra sabiduría.
Nota: No soy perfecto! Obviamente. Es algo que salta con tan solo mirarme a la cara. No puedo pretender asimilar todas estas prácticas de una vez; son solo consejos, supongo, extrapolados por mi más que justa porción de tiempo jugando a rol en ambos lados de la pantalla, observando jugadores y reflexionando sobre que me gusta y que no. Espero que podáis extraer algo util de todo esto, si jugáis lo bastante.

UNO. Haz algo

Tu primer trabajo como jugador es hacer cosas; debes estar pensando, en todo momento – “Cuáles son mis objetivos? Qué puedo hacer para conseguirlos?” Sois los protagonistas de un universo muy personal, y no vais a conseguir nada si os quedáis con el culo pegado a la silla esperando por aventuras que vengan a llamar a vuestra puerta.

Investiga. Pregunta. Sigue pistas. No se necesita señalarte que se trata de un hilo de trama obvio mientras lo sigues. Mezcla escenas, habla con la gente. Si no juegas el tipo de personaje que haría algo, encuentra otra cosa que hacer y hazla. Si te encuentras constantemente fuera de las escenas y mirando al techo, por qué un personaje tan aburrido estaría acompañando al tipo de gente que consigue resolver los problemas? Se activo, no pasivo. Aunque no aprendas nada más de este artículo, al menos lee esto!

DOS. Date cuenta de que tu personaje no existe fuera de las cosas que dices.

Puedes escribir tantas páginas de trasfondo como quieras colega, pero no conseguirás que afecten en lo mas mínimo a la partida a menos que las pongas en movimiento. Eres un turbio hombre de negocios? De escándalo. Haz algún trapicheo en frente de todo el mundo. Eres un saxofonista de jazz? Toca el saxofón. Eres un elfo salvaje al que le cuesta relacionarse con personas civilizadas? Haz que tu personaje sufra entonces cuando interactue con alguien. No vayas y te quedes sentando en un árbol gilipollas! Esto enlaza con el punto número uno, solo existes a través de tus acciones. No es responsabilidad de otros jugadores el leer tu transfondo, y sus personajes no pueden leer mentes. Bueno, algunos de ellos si pueden, pero ya sabes a que me refiero. No deberían tener que hacerlo. Así que, muestra tus talentos, tus habilidades, tus debilidades, tus contactos. Aprovecha cada oportunidad para mostrar, no para contar, al resto de personas en la mesa de que va tu personaje.

TRES. No trates de detener las cosas.

Tratar de negar las acciones de otros jugadores es inútil, pues supone coger dos posibles cambios en la trama y enfrentarlos tan fuerte que ninguno de ellos vale para nada. Por ejemplo, un guerrero quiere pegarle un puñetazo a algún imbécil, pero tu monje se opone, así que sujetas el brazo del guerrero. En términos de juego, nada ha sucedido. Todo lo que habéis hecho es perder tiempo y éste es siempre limitado.

En vez de eso, deja que fluya la historia. Construye. Si el guerrero quiere partirle la nariz a alguien, que sucede tras eso? Corre tú monje a ayudar al imbécil? A regañar al guerrero? A disculparse con los amigos del imbécil, antes de que la mierda comience a salpicar? A rescatar al guerrero en la enorme e inevitable tangana, a pesar de que actúo en contra de tu voluntad? O a arrojar el tío más grande la taberna contra él para que aprenda la lección? Todas estas son ejemplos de historias interesantes. Evitar que haga cualquier cosa no lo es.

CUATRO. Controla tu personaje por completo.

“Mi personaje no haría eso” es una excusa aburrida, un enorme NO a la historia de la partida a un nivel fundamental, es una negación absoluta a participar. En lugar de atarte por nociones preconcebidas de lo que tu personaje haría o no haría, afronta la dificultad y hazlo, pero trata de trabajar en el porque. Por qué tu pícaro esta realizando esta misión para la Iglesia? Tiene motivos ocultos? Es simplemente compañerismo al resto del grupo? Los personajes en situaciones incomodas son la sal del drama. (Recordáis aquella gran historia sobre el hobbit que le dijo a Gandalf que se fuera a la mierda y se sentó en casa rascándose sus pies peludos durante todo el día antes de que su pueblo fuera engullido por completo por los ejércitos de las tinieblas? No. Ni de coña. Así que ponte la mochila y sal ahí fuera, Frodo) Si constantemente te encuentras teniendo que justificar tus acciones o sin querer respaldar las decisiones del grupo por los motivos de tu personaje… bueno, cariño, quizás los motivos de tu personaje sean erróneos. No están escritos en piedra. El grupo es el protagonista, no tú delicado y especial personaje, y si ellos no funcionan para ti, abandónalo en el siguiente pueblo y trata de de jugar un personaje más abierto a nuevas ideas. Tal vez trabaja con el grupo para construir un personaje que encaje. Tu personaje es solo una parte de la historia, esta no es la vida de tu personaje.

CINCO. No hieras a otros personajes.

Jo jo, mira un feliz ladrón que se apropia de las pertenencias de otros jugadores. Y su habilidad de Juego de Manos es tan alta que nadie lo notará! Dios mío, menudo chiste. Que le den. A nadie le gusta ese tío. (Ese tío, generalmente juega un Kender, y soy de la opinión de que los Kender deberían ser exterminados con rápidez en todos los RPGs. No pienso que el genocidio sea un crimen si hablamos de Kenders.) Si robas de otros jugadores, estás ejerciendo poder sobre ellos de forma oculta y sucia. Si lo descubren, que van a hacer? Los vas a obligar a devolvértela con creces? Sería justo que te mataran por ello? Crees que sería divertido para ellos?

Del mismo modo, atacar a otros jugadores es horrible también. Me parece bien en sistemas en los que esto esta reflejado y potenciado, por supuesto – como Paranoia – pero, por Cristo gente, tomaos un descanso. Me está costando encontrar un modo en el que esto pueda mejorar la partida, si vuestro grupo está de acuerdo con ello, discutidlo antes de nada. Pero dejadme fuera de ello.

Hay un montón de cosas ahí fuera a las que robar, golpear y matar que no se sentirán ofendidas cuando lo hagas, así que empieza con ellas.

SEIS. Conoce el sistema, pero no des el coñazo.

Si conoces el sistema, serás más facil de dirigir por que conoces las limitaciones de tu personaje. Puedes calcular las probabilidades aproximadas de éxito o fracaso de una acción determinada, igual que en la vida real. Puedes hacer una evaluación rápida de una situación y actuar de acuerdo a ello, por que entiendes la reglas del mundo. (Los nuevos jugadores, por supuesto, tienen excusa. Pero tratad de hacer un esfuerzo por aprender las reglas si os gusta lo bastante como para seguir jugando.) Pero por amor de Dios, no hagáis de abogados de reglas. No lo hagáis. No es complicado evitarlo, simplemente si discutes durante más de 20 segundos sobre una regla, eres un abogado de reglas. Eres el Inspector de Sanidad y Seguridad de los juegos de rol, necesitas callar, por que estás quitándole toda la diversión al juego.

Hay veces en el que las reglas están equivocadas, de acuerdo, pero me cuesta recordar la última vez que un tío recordó una regla y todos reímos y lo pasamos de lujo obligando al DJ a cambiarla.

SIETE. Céntrate en el juego.

Si no puedes atender por completo, aléjate de la mesa. A que coño estás jugando en tu móvil? Candy Crush? Que curioso, con tantas hoja de personaje y dados por en medio pensé que esto era una puta sesión de Dungeons&Dragons, debo haber cometido un terrible error.

Es complicado imaginar un modo de despreciar más una partida de alguien que jugar a otra cosa durante la misma. Si sientes que te estás aburriendo tanto que necesitas jugar al móvil, leer o mirar Facebook, salte de la partida. Estás minando al grupo con tu sola presencia. Prefiero tener una silla vacía que a una persona que no está prestando atención, por que no me siento obligado a divertir a una silla vacía.

Y por supuesto, es responsabilidad del DJ ofrecer una partida divertida. No es problema de uno. Pero volviendo al primer punto, actúa cuando puedas. Dales algo con lo que trabajar. A menos que les estés pagando dinero para dirigir, no están en la obligación de bailar como un mono para ti solo por que estaáán tras una pantalla.

OCHO. Si haces que alguien se sienta incómodo, discúlpate y habladlo.

Tengo una regla en mis partidas que dice: “Nada se folla a nada”. Sencillo. Limpio. Elegante. No permito comportamientos sexuales, con frecuencia pueden ser raros. Permito intentos de seducción, por supuesto, nada en contra de ellos. He dirigido personajes profundamente afectados por una violación. Una vez incluso, hice a uno de mis jugadores negociar tiempo con un ladrón de pieles alienígena para resucitar a un gato con motivos sexuales como parte de un atraco. Pero, y esto es lo importante, nada se folló a nada en juego. Y si estás pensando, “Jaja, de acuerdo, pero el fisting está permitido?” entonces sal de una puta vez de mi partida, cielo.

Y ese es el tema, en situaciones como las que nos encontramos diariamente, es fácil hacer sentir a la gente incómoda. Quizás es algo tan evidente como una discusión sobre bebes muertos o zoofilia; quizás es algo mucho más inocente, como ser maleducado o hablar de malos modos a su personaje.

Si piensas que puedes haber molestado a alguien, pregúntales discretamente. Y si lo has hecho, discúlpate y deja de hablar de ello. No es cálculo diferencial, es simplemente comportase como un ser humano, y de algún modo, simplemente por que estamos jugando a ser un halfling por un rato, nos olvidamos de como hacerlo.

Así que, ya sabes, se agradable. Se super agradable. Nadie te va a mirar mal por ello.

NUEVE. Convierte en un narrador.

Los manuales de Mundo de Tinieblas llaman a sus DJ Narradores, porque son obviamente incapaces de llamar a las cosas por su nombre. Pero tienen razón, un DJ está narrando. Y es fácil olvidar que los jugadores están narrando también.

Así que, échale un poco de ganas, vale? Di algo. Desarrolla un personaje con voz propia. Describe tus acciones. Establece un mecanismo de colaboración con el DJ para que puedas explayarte como descripciones más amplias, o simplemente da cosas por sentado, describe y espera a ver si se mantiene. Un buen DJ debería seguirte el rollo, a menos que vaya en contra de lo que tenía planeado.

Del mismo modo, la brevedad es el alma del ingenio, ya sabes. Un buen DJ ni hace monólogos ni hace a sus PNJs discutir por mucho tiempo ni hace a sus jugadores permanecer sentados mientras el mundo avanza. Así que debes saber cuando callar y cuando mantener tus descripciones cortas, a menos que seas un narrador increíble, por supuesto. Pero breve y con garra es siempre mejor que largo y adornado.

DIEZ. Acepta el fracaso.

Fallar puede ser vergonzante. Se que yo me caliento bastante cuando los dados no me sonríen cuando he esperado lustros para que vuelva mi turno en un juego largo, por ejemplo, o cuando uso algún poder especial, o cuando he estado dando un gran discurso o describiendo alguna ación chula – y suelo emplear también insultos y maldiciones, y no de los “divertidos”. Y eso no mola. Tengo que aprender a tratar los fallos como una rama de la historia, no como un bloque. Por qué fallé? Por que no funcionó mi tirada de intimidar? Por que no abrí el cerrojo? Por que fui descubierto? Quién descubrió que yo era el traidor? Qué otras opciones puedo explorar?

Algunos sistemas recogen todo esto – como Apocalypse World – y te dan la posibilidad de afectar al mundo de un modo u otro siempre que tiras un dado, no te hacen simplemente fallar al bajar los puntos de golpe de alguien. Eso es genial! Deberíamos tratar de concienciarnos así por defecto. Debemos ver los fallos como contratiempos y explicar por que nuestro personaje no consiguió su objetivo y debemos entender que un fallo no es el final del mundo.

ONCE. Juega.

Esto es un juego. No es un reto que exista solamente en la cabeza de tu DJ. No es la historia personal de tu personaje. No es tu blog. No es una excusa para charlar con los jugadores. No es una mesa para sentar en silencio. Esto es un juego

Nos hemos apuntado para jugar a un juego juntos. Estamos contando una historia con los otros, a los otros, y la historia es lo primero. Aléjate del calor del combate, de la complicada relación de tu personaje con su madre medio-Drow, del modo en que el jugador con el Paladín continúa robándote tus dados.

Esto es un juego. Respeta a los otros jugadores. Respeta la historia y actúa en su favor. Respeta que no te vas a salir siempre con la tuya, y que que no salirte con la tuya puede ser interesante. Haz lo que sea mejor para la partida. Haz lo que sea mejor para la historia. Se activo! Se positivo! Se interesante! Cambia las cosas! Si no puedes acabar con un buen recuerdo al final de la noche, con algo de lo que hablar en el bar en los años venideros, entonces todos los que os sentabáis en la mesa habéis fracasado.

Anterior

Organizar el contenido de un juego de mesa: La eterna Guerra contra el Caos

Siguiente

Forjador de Reyes: Y vivieron felices y comieron perdices…

7 Comentarios

  1. Davader

    Gracias.
    Es uno de los mejores artículos que he leído nunca.
    Ojalá todos los jugadores lo leyeran alguna vez.

  2. Felix

    Un artículo genial y todo un ejemplo para cualquier jugador ^^

  3. Phil

    Muy bueno y acertado. Me ha encantado, gracias

  4. Maharion

    Muy bueno. Se lo pasé a mis jugadores para que lo pispeen un poco (: Gracias por compartir!

  5. Sonasaur

    Al principio super bien, pero de ahi te vas un poco al carajo, si bien entiendo el sentimiento detras, da toda la impresión de que eres de esos masters que no deja ni hablar a sus pj y parece que solo quiere hacer su historia, deja de condicionar tanto hombre, pasalo bien (la regla del no follar la encuento la mejor a todo esto, he visto cosas desagradables en mesas que hacen sentir incomoda a la gente.) A todo esto, el punto 2 y el 3 son contraproducentes. El título debiese ser: 11 maneras de ser jugador en TU mesa, TU historia, TU forma, y de eso, honestamente… Paso.
    Saludos!

    • Anónimo

      Empiezo a leer el artículo y veo cosas con las que estoy de acuerdo y cosas con las que no. Empiezo con el punto 3 y 4 ¿Qué ocurre con tener un grupo dispar en valores y creencias? ¿No puede haber personajes que tengan unos férreos valores y eviten acciones con las que no estén de acuerdo? Imagina que yo quiero llevar a un guerrero o un sacerdote virtuoso y de férreas convicciones por qué iba a dejar que un compañero de mi grupo le parta la nariz sin ningún motivo a un aldeano cualquiera o aún peor cometer algún tipo de fechoria como latrocinio, etc … entonces ¿dejo que lo haga ? o mejor me salgo de escena para que la identidad de mi personaje no interfiera con la narración …. basicamente es sacrificar a un PJ y no pienso que sea fallo del jugador elegir hacerse ese PJ ya que en algún punto has justificado basicamente que si entonces no encaja con el grupo el jugador tendría que hacerse otro personaje que encaje con el grupo y por tanto ya no se sentiría cómodo.

      Me da la impresión que si tus respuestas son negativas con la situación presentada en el párrafo anterior a ti no te gusta que ocurran ese tipo de situaciones y eres un master que coarta la libertad de los jugadores amparándose en la bandera del “juega por la historia”. Eso me parece un poco pantomima porque la historia se hace entre todos y sobre todo con sus acciones y reacciones.

      Punto 6 si discutes mas de 20 segundos sobre una regla eres un abogado defensor de las reglas ? Yo no se tu pero hay situaciones en las que simplemente enunciar el problema relacionado con la regla toma mas de este tiempo … por eso te cargas con la nueva etiqueta de ¿abogado defensor de reglas ? , entiendo lo que quieres decir pero pienso que si hay que tomar unos minutos y arreglar una situación de forma concensuada con los jugadores y el DJ creando así una futura jurisprudencia sobre esas situaciones abogo por crear una solución aunque tome un tiempo a riesgo de convertirme en abogado en lugar de “aparcar el tema” que eso puede generar muchas ampollas si se trata de un tema serio.

      Punto 9 por Dios no … he sufrido eso en mis carnes jugadores con un afán de protagonismo tan alto que al tocar su turno describían sus acciones de manera que se hacían demasiado largas y no aportaban nada importante para trama, desarrollo de ésta o su resolución. Estoy a favor de una descripción de acciones, es decir en lugar del típico “le meto una ostia” describas la acción de la maniobra de combate con tu espada haciendo algo chulo en la escena, pero sin abusar.

      Con el resto de puntos estoy de acuerdo, sobre todo con el de no putees a tus compis de mesa ^_^

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén