Pintar miniaturas: Problemas al barnizar miniaturas

Barnizar las miniaturas es un paso importante e imprescindible para protegerlas de golpes y manoseos propios de ponerlas en juego, especialmente con las metálicas. Es también un paso delicado que puede literalmente arruinar el trabajo de pintado. A pesar de esto, no se encuentran muchos tutoriales sobre barnizar correctamente y sobre que hacer en caso de problemas. Me ha pasado un poco de todo con los barnices acrílicos y en esta entrada voy a tratar de hablar sobre dichos problemas, sus causas, como evitarlos y como tratar de arreglarlos. He dicho que trataré, ya que hay (o tengo) muchas lagunas de información sobre las causas de los problemas, y en general no parece haber soluciones que funcionen al 100%, excepto la de repintar entera toda la miniatura.

Barnizar en spray

Barnizar en spray es muy cómodo y rápido. Antes de barnizar hay que fijarse que el ambiente no sea excesivamente húmedo, y agitar bien el bote un par de minutos. Yo suelo barnizar poniendo la figura a unos 20cm de distancia del spray, en pasadas que deben ser cortas y rápidas. Respecto a los problemas:

miniatura con frosting

Miniatura con una capa de frosting

1 – Se genera una capa blanquecina (llamada frosting) que arruina completamente el trabajo de pintura. Suele suceder cuando se barniza en condiciones de humedad o cuando la pintura no se haya secado. En internet hay muchos métodos para reparar este daño, pero ninguno parece funcionar al 100%. El que recomiendo probar es volver a barnizar y dejar secar la miniatura en un ambiente seco, que puedes intentar crear con un foco de calor. También puedes intentar retirar el barniz con un bastoncillo humedecido en alcohol, pero no es nada fácil hacerlo sin llevarse también la pintura. La solución final consistiría en repintar la miniatura.

2 – La miniatura a la vista está bien, pero al tocarla parece que estas cogiendo un papel de lija. Puede deberse a una distancia excesiva de la miniatura al spray al barnizar. Me sucedió una vez y pude solucionarlo dando varias capas de barniz brillante a pincel, seguida de un par de capas de barniz mate para quitarle el brillo.

Barnizar a pincel

La aplicación del barniz a pincel es un método más lento pero menos propenso a sustos. Hay que asegurarse de agitar bien el bote. Se aplica directamente pero sin cargar mucho el pincel, escurriendolo si hace falta ya que hay que intentar dar capas finas. Hay que esperar un mínimo de 4 horas entre capa y capa de barnizado. Respecto a los problemas:

1 – La miniatura se queda pegajosa al tacto. Hay varias causas posibles: los componentes del barniz no están ligados debido a que no se ha agitado o está en mal estado, la primera capa del barniz no había secado antes de aplicar la segunda, la miniatura se ha dejado en un sitio muy mal ventilado y no puede secar debidamente, etc. La solución sería dejar secar más tiempo y en una zona bien ventilada, pero puede llegar a tardar desde unos días a varios meses.

2 – Después de barnizar quedan zonas y puntos blanqueados. La causa de esto es que al barnizar hemos dejado acumulaciones excesivas de barniz en dichos puntos. La solución es repintar esas zonas, que serán puntuales, y barnizar evitando que se produzcan estos acumulos.

Comparte con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.