La Odisea de los Señores Dragón

En mis campañas me suele gustar llevar un registro de algún tipo de lo que va sucediendo en las sesiones, algo que nos valga a los jugadores y a mí de recordatorio y de lo vivido y algo que compartir en el blog. En ésta ocasión se me ha ocurrido tratar de componer un poema épico usando al personaje de Haryk, la bardo que acompañará a los personajes durante sus gestas. No sé cuánto me durarán las ganas, pero iré actualizando el post con lo que vaya añadiendo cada sesión. Por supuesto, estará repleto de spoilers, así que no os aconsejo que lo leáis si tenéis intención de jugarlo.

La Odisea de los Señores Dragón

Oíd, oíd bien todos; escuchad, escuchad atentas
las palabras de este aedo que no es aedo sino aeda.
Haryk la del dulce rostro es mi nombre de batalla
manteneos muy despiertos y no os perdáis en mi mirada.
En este relato os traigo una historia verdadera,
tan cierta como los versos de la pluma del poeta.
Tiempos oscuros se ciernen sobre las tierras de Thylea,
guerra y hambre por doquier. Furiosos titanes, arpías,
centauros, enemigos implacables de toda la mortandad,
salen de sus refugios, han sido llamados a conquistar.
Pero entonces el Oráculo a cinco heroes manda llamar
para enfrentar a estos males, nobles y bravos por igual,
bien sabe que de los cinco ninguno se dejará arredrar.
Conozcamos a Darius, soldado y semidiós; a la Condenada
Lacrimosa, la del plumaje oscuro; a la discreta
Medea, amante de Jason otrora, ahora la atormentada.
Maldita por un titán sufre Tespia la siempre vieja.
Autolycus, el de los dedos largos y la larga lengua
completa el grupo de los Elegidos por la ninfa.

CANTO I
Llegaron los cinco a una gruta, seguros y sin temor
buscaban acabar con la amenaza, terminar con el horror,
de la bestia que furiosa aguardaba en su interior.
Un jabalí de blanco pelaje, de los titanes servidor,
caga furioso contra todo lo que encuentra en derredor.
No se retiran nuestros heroes, no dan signos de pavor,
armas en ristre lo rodean en táctica disposición
siegan de la bestia la vida, contemplan su último estertor
no sin antes recibir una siniestra maldición.
El cuerpo del jabalí albino a Thylea se ofreció
aunque no sin dudas estos justos decidieron desafiar a Sydon.

Nuestros heroes confiados cayeron en la celada
que los seguidores del titán han preparado,
traicioneros hoplitas aguardan su llegada,
ocultando ser los sirvientes de su amo.

Darius el bravo entra al templo confiado,
más al ver la sangre derramada
el soldado con presteza alza el escudo,
la lanza en ristre, retrocede a la arcada.

Proteus el sabio le grita que huya,
Versi la vidente se encuentra atrapada
Darius titubea pero sigue hacia la salida
los hoplitas avanzan y derriban a Medea.

Carga con el cuerpo Darius el valiente,
Tespia y Autolycus cubren la retirada,
Lacrimosa la fiera ruge frustrada,
pero todos huyen con la venganza en la mente.

Y venganza calló sobre aquellos hoplitas,
una vez nuestros heroes se hubieron recuperado
hechizos, táctica y ataques con lanzas
dieron buena cuenta de aquellos malvados.

Más no se puede aún cantar victoria,
Versi la Oráculo sigue cautiva,
en el interior del templo aguardan
nuevos enemigos no carentes de astucia.

Los cinco elegidos descienden decididos
a no retirarse de nuevo del combate
las apuestas son altas, los dioses contemplan
como los cinco sobre la bruja se abaten.

La enviada de Sydon junto a su aliado perece
Versi por fin ha sido liberada
es por fin la hora, el momento ha llegado
de que los heroes conozcan que destino merecen.

Comparte con tus amigos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.